Si cada día lo vives igual, solo habrás vivido un día. Viajar hace de cada día sea distinto. Lánzate a experimentar, pues tu vida actual y rutinaria siempre podrás recuperarla y un viaje así será una experiencia única.

Cumple tu sueño, el mundo está hecho a escala humana de forma que en una vida se le pueda dar la vuelta, si ese es uno de tus sueños, hazlo. Realízalo y no lo pospongas porque siempre vas a encontrar una excusa para decir que no es un buen momento. Mientras estés vivo lo es.

Si todo el mundo una vez en su vida diera la vuelta al mundo, el mundo sería un lugar mejor, venciendo así miedos y prejuicios sobre diferentes lugares, culturas y religiones. La mente rellena los espacios vacíos de las cosas que no conoce con ideas copiadas de lo que llega de otras personas o medios. Que nadie te lo cuente, descúbrelo tú.

¿Y porque no? Suena muy obvio pero si hay algo de que lo te puedes arrepentir es de lo que no llevaste a cabo, y en este caso, no tienes nada que perder, solo ganar nuevas experiencias, conocer cientos de personas maravillosas durante el camino y ver lugares que ni en sueños imaginabas que fueran tan bellos.

Si tienes la gran suerte de llegar a vivir muchos años, imagina estar sentado en una silla viendo el mundo a través de una ventana, con las vistas que te pueda ofrecer ese espacio, ¿en ese momento verías claro haber viajado cuando si podías? Posiblemente pensarías que es absurdo no haberlo hecho y te arrepentirías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *