El primer instante en el que piensas en irte de viaje durante un largo tiempo, esa idea solo aparece en tu mente en forma de un sueño muy lejano, prácticamente imposible de cumplir. Es solo un pensamiento idílico que aparentemente pocos pueden llegar a realizar alguna vez en su vida.Cuando te imaginas sumergido en ese plan tu mente dice rápidamente No, no puedes dejar tu vida actual y tus planes, desmontarlo todo, estar lejos de tu familia y amigos, dejar tu trabajo, tu vivienda, tus enseres que acumulas durante años, no tienes dinero para un viaje así… Todo se resume en un No.En ese momento una opción es que lo dejes pasar, y si es así, posiblemente este viaje no es para ti o no es el momento adecuado. Si por lo contrario, esa idea se repite, los No que tu cabeza insistía empiezan a diluirse y haces sitio en tu mente a nuevas posibilidades, estas en el camino, en este momento ¡empieza tu gran viaje!

Hacemos referencia al miedo, pero no te preocupes, lo normal es que cuando te lanzas a hacer algo que rompe tus esquemas, (aunque tengas la seguridad de que si quieres llevar ese plan adelante), este tarda poco en aparecer, y es importante saber reconocerlo para evitar que sea una limitación y se convierta en una barrera que te impide llevar tu sueño adelante.

Pero esto no es todo, te queda lo más importante, uno de los grandes pasos para que logres finalmente coger tu mochila y ponerte en marcha es: Decidir el día exacto del inicio de tu viaje. Es vital para que no lo pospongas y lo lleves a cabo.

Ahora ya puedes relajarte y empezar a disfrutar, si estás leyendo esto posiblemente ya estas planificando o a punto de empezar tu gran aventura, así que ¡enhorabuena!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *